LA PLETA EXPERIENCE

Este año tenía muchas ganas de pasar unos días en la nieve, caer muerta por la noche de tanto esquiar, comer platos ricos y disfrutar de la calidez de las casa de piedra y madera.

Mi elección fue Rafaelhoteles by La Pleta, situado en la preciosa Baqueira. Imagínate una habitación rodeada de anchas paredes de piedra, techos abuhardillados con vigas de madera, con grandes ventanas donde sólo se ve naturaleza y las pistas de esquí. Dormirte mirando las estrellas y despertar con la luz del sol, sin lugar a duda, una de las mejores camas que he dormido.

Pero no todo termina en una habitación increíble, además el hotel está muy bien organizado para que tus sesiones de esquí sean muy agradables y cómodas, empezando por la zona donde prepararse, equipada con taquillas, calienta botas, una pequeña tienda para poder alquilar el equipo, y aunque las pistas están tan solo 200 m, disponen de choferes que te llevan y recogen a pie de pista en el momento que tu quieras.

¿Qué sería lo que más os gustaría después de una buena sesión de esquí? El hotel cuenta con una zona de spa y masajes que te dejan nueva. Después del frío y el cansancio,  relajarse en agua caliente y con masajes es lo mejor que te puede pasar.

Debéis además degustar sus tres restaurantes, que incluso son frecuentados por gente que no está alojada en el hotel, ¡no sabría cuál elegir! Empezando por el restaurante La Racletterie donde os vais a poner las botas con una increíble raclette y carne a la piedra. Me encantó el concepto de este restaurante, tan solo dispone de unas 8 mesas dispuestas al lado grandes ventanas que dan a las montañas y los tejados de casas nevadas. Va a ser una comida de las que hay que cogerlas con calma y con un buen vino, eres tu mismo el que se prepara la raclette y la carne a la piedra a tu gusto y a tu ritmo, es 100% recomendable. Por otra parte no podéis perderos el Sushi bar, nosotros pedimos el menú degustación para poder probar un poco de todo y la verdad es que salimos enamorados, está realmente delicioso. Y por último, es restaurante del propio hotel, donde está especializado en recetas mas propias de la zona, como carne de caza y muchos platos mas que os encantarán. Y para terminar una buena cena, un te caliente al lado de una chimenea de leña sería el mejor plan antes de ir a dormir.

¡Pero hay muchas mas actividades! Fue toda una experiencia subir con motos de esquí a Lagos de Frados, una zona de montaña muy natural con contadas casitas de madera, solo se puede acceder con motos o andando con esquís de fondo. Llegas a un hostal muy acogedor donde puedes coger unas raquetas de nieve y hacer una excursión por la zona, el paisaje es impresionante.

Después… cambias la ropa de nieve por el bañador y accedes a un pequeño spa que está al lado de un río donde tenéis que seguir los siguientes pasos: Primero unos minutos en la sauna, salir fuera de la instalación, hacer la croqueta sobre la nieve y cuando el frío parece que ha podido contigo, entrar corriendo y sumergirte un jacuzzi con agua súper caliente y burbujas ¡Increíble! Para mejorar el día, después de un buen baño, el restaurante del hostal tiene preparado para ti una rica sopa Aranesa y carne a la brasa, ¡hay que recuperar fuerzas! Y para volver, tienes dos opciones, o bien bajar en moto o yo os recomiendo bajar esquiando, hay un sendero muy sencillo que vale la pena disfrutar.

Estuvimos unos 5 días, suficientes para desconectar y disfrutar bien todo, pero me hubiera quedado allí un mes entero. Espero volver muy pronto.

Written by Coohuco

My Instagram @coohuco

Sorry:
- Could not find an access token for coohuco.